CV para estudiantes 5: Fotografía

CV para estudiantes fotografía

Como se suele decir una imagen vale más que mil palabras,…

¿Pongo una fotografía en mi CV?

La respuesta es sí, en los países mediterráneos la fotografía es un ingrediente imprescindible del curriculum vitae, en los países anglosajones no lo es, incluso está mal visto, en otros países está prohibido,… pero estamos en España, en el Sur de Europa: Fotografía en el CV sí.

Aunque algunos reclutadores dicen no mirar las fotos de los curriculums, para no tomar una decisión sesgada por la imagen personal del candidato, la información que aporta una fotografía es valiosa

Mira algunas de las cosas que dice de tí una fotografía:

Actitud: una imagen sonriente transmite seguridad y confianza.

Carácter: un gesto amable invita a establecer comunicación con el candidato.

Imagen: un aspecto cuidado en los detalles (estética, peinado, afeitado,…) indica autoestima e interés por la imagen de uno mismo y de su entorno.

Vestuario: la indumentaria en el mundo laboral no es casual, cada elemento responde a un código, un color, una corbata, un escote, un tejido…proporcionan un mensaje que se puede preparar.

Calidad: la nitidez de la imagen se asocia a la calidad del candidato, una fotografía borrosa aporta una sensación de baja calidad.

Saber estar: una fotografía de cuerpo entero, con una postura sugerente, vestido de fiesta o de sport, con objetos en las manos, o con otras personas, muestran falta de concentración en el objetivo laboral. Es inadecuada e incluso contraproducente.

Puedes decir muchas cosas al reclutador con la fotografía:

Dedica una mañana a la fotografía de tu currículum vitae, seguro que algún familiar o amigo está dispuesto a echarte una mano, hasta puede ser divertido y piensa que puedes transmitir mucha información al reclutador con la fotografía:

Elige un día en el que hayas descansado bien, en que te sientas feliz, la cámara lo capta todo. Siempre en sesión de Mañana.

Mira el pronóstico del tiempo, nada de nubes y de lluvia. La luz es energía y vitalidad.

Ponte delante del espejo y valora si la imagen que buscas necesita una puesta a punto en la peluquería, el aspecto del pelo da muchas pistas.

Maquíllate con moderación, con un producto para evitar brillos bastaría. No es un casting para una fiesta.

El día anterior haz algunas pruebas de vestuario delante del espejo, escoge la ropa más profesional que tengas, tienes que conseguir una imagen personal consistente. Piensa que los colores también dicen quién eres, cuida que combinen adecuadamente con el tono de tu piel y con el color de tu pelo. No seas extremo vistiéndote de negro o de amarillo chillón. La indumentaria de tribu urbana (gótico, rocker,…) y de aficiones (futbol, alpinismo,…) es para tu vida privada, no tiene por qué estar presente en un proceso de selección. Ten preparadas al menos dos opciones de vestuario por si la primera no produce el efecto deseado.

Comprueba que la cámara fotográfica tiene posibilidad de conseguir buenos resultados en retratos. Unas pruebas informales días antes pueden servir para confirmarlo.

Un retrato de buena calidad exige que la fotografía se realice con trípode, sin flash, con fondo blanco e iluminación lateral, siéntate en una silla cómoda de respaldo recto, la cámara tiene que estar a la altura de los ojos, y se debe utilizar moderadamente el zoom.

Mantén una conversación con tú fotógrafo durante la sesión, ponte cómod@ y actúa con naturalidad: Hay que eliminar todo rastro de tensión…mira directamente a la cámara.

Hay que hacer muchas fotografías para conseguir una buena, ni menos de 20 ni más de 100.

Después de la sesión hay que seleccionar tu mejor cara, descarta las desenfocadas, movidas, mal iluminadas, las demasiado espontáneas, las que no tienen sonrisa, y céntrate en las que estés radiante, natural, sonriente, con energía, vital.

Comparte las imágenes seleccionadas: Busca ayuda en alguien cercano que pueda identificar ese gesto tan tuyo en una fotografía, y que refleja tu personalidad.

Retoca la foto seleccionada, unos puntos más de contraste y un ajuste del brillo puede proporcionar más vivacidad a tu imagen. Recórtala a formato carnet.

No hagas retoque artístico, ni filtros, ni blanco y negro, no eres una estrella,…todavía.

Optimiza el archivo digital con tu fotografía, para que conserve su calidad (resolución) y que no sea demasiado pesado, así tu CV en formato digital será más manejable.

Recuerda que eres únic@, cuida tu imagen, el reclutador sabrá valorarlo. 

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en Orientación y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario