La ortografía y el empleo

  ¿Cómo relacionamos ortografía con empleo? Muy fácil: el currículum y la carta de presentación son los primeros contactos con los seleccionadores de las empresas. Lo más probable es que a ninguno de nosotros se nos ocurra ir a una entrevista de trabajo sin peinar o sin duchar. Entonces, ¿por qué enviar un currículum o una carta de presentación sin asegurarnos de que está todo bien escrito?

Como seres humanos que somos tenemos derecho a equivocarnos. Pero también tenemos la obligación de revisar lo que escribimos, ya que puede dar muchas pistas sobre nuestra forma de hacer las cosas. Una carta de presentación redactada con cuidado y con una ortografía correcta puede marcar la diferencia en un proceso de selección, ya que demostrará interés, cuidado y atención en lo que hacemos. También debemos cuidar lo que publicamos en las redes sociales, ya que está al alcance del personal de selección.

La velocidad de las comunicaciones hoy en día nos obliga a agilizar el proceso de la comunicación hasta el punto de liquidar muchas letras y casi todas las tildes cuando escribimos. Sin embargo, esta prisa no debe desviarnos del fin último de las palabras, que es, precisamente, comunicar. Cada palabra que dejamos por escrito es un trocito de nosotros mismos, de nuestra personalidad, de nuestro genio y de lo que cada uno tenemos de únicos. Es decir: lo que escribimos habla de nosotros. Consigamos, por tanto, que diga lo que queremos y comunique lo que somos.

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en Orientación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario