La cultura empresarial

Se podría definir, de una manera simple y breve, la cultura empresarial como la “personalidad” de la empresa.

El conjunto de valores, la misión y visión, las costumbres o formas de hacer y demás rasgos que caracterizan a una empresa y que condicionan como se integra ésta con sus trabajadores y entorno, y como éstos se integran en ella a su vez, forman de manera conjunta un entramado de peculiaridades de cada empresa.

Algunas de estas particularidades de la empresa suelen estar escritas, como es el caso de la misión y visión, incluso puede que los valores. Pero otras, como las costumbres o las formas de hacer y proceder, no están establecidas sino que forman parte de la “esencia” de la empresa.

Se obtienen buenos resultados potenciando el conocimiento, la visibilidad y la integración de estas características de la empresa entre los trabajadores. Es una forma de motivación, que todas las personas que forman la organización se vean “envueltas” y participen en la cultura corporativa, de esta manera serán los mejores embajadores de su marca.

Por ello, manejar el concepto de cultura empresarial se convierte en un reto importante para los emprendedores, y para cualquier empresa, pues establecer y construir conjuntamente una “personalidad” coherente que acompañe a la organización generará buenos resultados en la integración de ésta, a nivel tanto interno como externo. El espíritu emprendedor tiene que tener en cuenta una nueva iniciativa: ¡Construir una buena cultura empresarial!

Entradas relacionadas:

  • No hay entradas relacionadas
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario