Nueva Ley de Educación (IV) : Hablar en público

Hablar en público

En el concurso universitario de premios empresariales donde compiten varios proyectos creados por los alumnos, todos ellos excelentes, gana el mejor presentado ante el auditorio en la final. ¿Es o no importante saber hablar en público?

Objetivos relacionados:

Fomentar la empleabilidad

Mejorar el nivel de conocimientos en materias prioritarias

Mejorar el aprendizaje de las lenguas extranjeras

No es novedad el interés del sistema educativo por la expresión oral de los alumnos, pero a nuestro juicio se queda más en una declaración de intenciones que en una acción real: las oportunidades que tienen los alumnos de ejercitar esta habilidad son escasas.

El predominio del material escrito en la evaluación académica de nuestros alumnos es aplastante, si bien, éste no debe desaparecer por su valor documental y su virtud de controlar la subjetividad, la evaluación oral (exámenes orales, exposición de trabajos, presentaciones,…) debe tomar un protagonismo destacado en nuestro sistema educativo.

Estamos convencidos que el déficit de nuestra balanza comercial es proporcional a la falta de habilidades comerciales de nuestros profesionales, fruto de un sistema educativo que prima la evaluación escrita del aprendizaje.

La capacidad de comunicación es algo que se entrena, que se practica y aprende, si las nuevas promociones de estudiantes se ven en la necesidad de comunicar su aprendizaje verbalmente, y delante de sus compañeros, de sus familias, de sus profesores… se adaptarán, y descubrirán un nuevo recurso para mejorar sus resultados académicos, se incrementará la participación en las aulas, el área de lenguaje se verá beneficiada por esta práctica, y nuestros estudiantes aumentarán su potencial laboral, la capacidad de comunicación marca el éxito individual en una especie gregaria como la nuestra.

Personas y organizaciones con capacidad de comunicar y compartir han protagonizado éxitos sociales y profesionales en campos tan dispares como la moda, la ciencia, las finanzas, la cultura,… parece que es un modelo probado este de la “buena comunicación”.

A escala individual nuestros alumnos están llamados a alcanzar estos éxitos, pero tenemos que facilitarles las herramientas para conseguirlos, deben seguir un plan de entrenamiento sistemático a lo largo de toda su trayectoria escolar, de manera que hablar en público, exponer una experiencia, explicar una investigación, demostrar la adquisición de un conocimiento concreto, defender un punto de vista personal sobre ideas o ideologías, … sea algo natural, parte de su vida cotidiana en su centro educativo. El hacerlo también en lengua extranjera es el siguiente paso.

Algunas Ideas para promover la capacidad de comunicación:

1ª.- Nuestros profesores deben fomentar la participación en clase de los alumnos desde los primeros niveles educativos, no nos vale la objeción de que son demasiado pequeños, siempre hay recursos para implementar esta participación que desde las primeras experiencias “formales” evolucionarán hasta convertirse en aportaciones “sustanciales” que completarán el contenido oficial de las asignaturas.

2ª.- Nuestros profesores tomarán en consideración que tan importante es adquirir conocimientos como compartirlos-comunicarlos, sobre la idea de un aprendizaje más social, más de equipo, más en red, menos individual, más colectivo, en el que el conocimiento “pasa de mano en mano” entre los alumnos; esta fórmula parece incompatible con la idea de acreditar el aprendizaje de manera individualizada, pero el hecho de que la información fluya dentro del grupo de alumnos seguro que garantiza un aprendizaje final más completo.

3ª.- Nuestros profesores deben disponer de información para aplicar esta propuesta, para la que ellos mismos no han sido formados, recursos para pasar de hablar a escuchar, para orientar a los alumnos en sus intervenciones, evaluar las destrezas que los alumnos vayan adquiriendo.

4ª.- La Administración educativa también debe impulsar aún más estas prácticas, pasando a promover con más fuerza las actividades de debate (Ligas de Debate, ….), a crear nuevos formatos que combinen nuevas tecnologías y habilidades personales, en definitiva poner esta actividad a la altura de otras convocatorias tradicionales (certámenes artísticos o literarios) en número y exigencia. La habilidad de hablar en público debe ser una bandera de calidad de nuestra enseñanza, garantía de éxitos futuros para nuestros estudiantes.

5ª.- En esta iniciativa debe implicarse la totalidad de la comunidad educativa y hacer de ella una tradición integrada en la vida social del entorno de cada centro educativo, en esto las administraciones locales deben jugar un papel destacado poniendo a disposición de los estudiantes espacios apropiados (Centros culturales, salones de plenos,…) para la celebración de las últimas fases de estos certámenes que den a los mismos una relevancia destacada en la vida académica de nuestros estudiantes.

Parece que el interés nacional en potenciar la marca España puede tener una de sus mejores oportunidades en entrenar un ejército de comunicadores que vendan con efectividad nuestras fortalezas, desde unas habilidades comerciales bien construidas por un sistema educativo que prime el aprendizaje de destrezas en comunicación dentro sus prioridades pedagógicas.

Convertir a cada estudiante en el mejor embajador posible de nuestro país es una necesidad irrenunciable de nuestra sociedad, para esto necesita que el sistema educativo que le forme aplique las medidas oportunas para conseguirlo.

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario