Escuela Madrileña de Decoración: práctica, completa y profesional #escuelasdMadrid

Raquel, la directora de la Escuela Madrileña de Decoración, es una persona de ideas claras y con un sexto sentido para detectar las necesidades y expectativas de los alumnos. Nos cuenta que el propósito de la escuela es “ofrecer una formación que aglutine las distintas ramas del interiorismo”, algo que ella no encontró durante su periodo de formación. “Desde la primera clase queremos que se sientan seguros y que confíen en que todo lo que van a dar está enfocado a ellos. Es un centro creado por interioristas, con un temario creado por interioristas, enfocado para que la gente pueda trabajar como interiorista y conociendo las carencias del mercado”.

Todos los alumnos pasan una entrevista con Raquel antes de matricularse. Ella profundiza en sus expectativas y en sus objetivos personales y según su bagaje, sus conocimientos y su experiencia les aconseja sobre el itinerario a seguir. “Cuando vienen a la escuela, además de darles información sobre horarios, temario, precios… les enseñamos el centro que es un valor añadido en nuestros caso, ya que contamos con unas instalaciones en las que el alumno se empapa de creatividad y diseño. A continuación, si lo desean, pueden presenciar una clase para que valoren la calidad de la formación que impartimos y los medios con los que trabajamos, pudiendo preguntar abiertamente a otros alumnos sobre la satisfacción de su formación”.

La formación de la Escuela Madrileña de Decoración está basada en dos pilares: el Curso de Decoración Profesional y el Máster en Decoración, Interiorismo y Gestión de Proyectos +3D. El Máster es para quien ya posee unos conocimientos previos y quiere ejercer en esta profesión como interiorista, mientras que el curso se recomienda para aquellos alumnos que quieren asesorar a sus clientes en la distribución y elección del mobiliario.

Tanto el curso como el máster son intensivos, ya que el objetivo es que es un corto periodo de tiempo el alumno se sumerja en el sector y se empape de todas las herramientas necesarias para llevar a cabo su profesión. Por ejemplo, en el caso del máster, se tocan temas tan variados como materiales, dibujo técnico, diseño 3D, fotografía y estilismo para revistas, clases de comunicación o imagen corporativa.

“La Decoración consiste en amueblar espacios y hacerlos agradables en función a las necesidades del cliente, y el Interiorismo abarca un poquito más porque consiste en comprobar qué espacio tengo, cómo estudiar las proporciones del espacio para pasar luego a la decoración…

Es, digamos, un paso previo a la decoración”. Kelly, profesora de proyectos, gestión y diseño en la Escuela Madrileña de Decoración, da esta misma explicación sus alumnos el primer día de clase. Ella trabaja en la escuela desde su fundación y se nota. Sus explicaciones son sencillas, como nos cuenta Sergio, uno de sus alumnos.

“Yo he salido superencantado de aprender cosas que ni me imaginaba, como que hubiera sillas con nombre. Acabas el Máster y querrías seguir dos meses más. Y luego es que hace mucho que los profesores sean cercanos a ti: te enseñan lo que saben, sus proyectos, lo que han hecho… Eso se agradece mucho”.

Sergio llegó a la Escuela Madrileña de Decoración tras haberse preparado como delineante, profesión en la que nunca ejerció, y llevar diez años trabajando en su empresa de carpintería de aluminio. Con la crisis, cierra su empresa y quiere ampliar horizontes. “Todo empezó porque cogimos un piso para reformar enorme… Eran 160 metros cuadrados y había que adaptarlo a una familia con cuatro niños. Y ya te empiezan a preguntar qué colores pondrías, cómo colocarías los muebles… y te va picando la curiosidad. Y bueno, yo tenía conocimientos porque iba mucho a las obras pero no hasta el punto de decorar una casa pensando en iluminación, en colores…”

Virginia, la profesora de Dibujo Técnico, defiende el dominio del dibujo como un elemento clave a la hora de desarrollar tu trabajo en el día a día: “El dibujo es la herramienta que tú presentas al cliente para explicar tus ideas. Si no tienes un buen nivel de dibujo el cliente no se entera de lo que vas a hacer, por eso es tan importante que el explique bien el proyecto”.

Esta profesora, cuya trayectoria ha pasado por el mundo del arte, la escenografía, arquitectura efímera y la decoración nos cuenta que muchos de sus alumnos se sorprenden con lo que llegan a hacer: “Me encanta cuando veo que un alumno se emociona con su dibujo. Llego yo, le digo que puede dar un poquito de sombra y dice: ¡Ah, es justo lo que yo quería! Y eso en el grupo que tenemos ahora es estupendo. Tienen mucho interés, trabajan muchísimo, te piden información. Y en poquísimas clases han evolucionado mucho. Date cuenta de que no han dibujado desde el colegio, no saben lo que es una perspectiva… Y en tres meses hacen proyectos. A mí me parece increíble”.

Para Kelly lo importante es que descubran lo que ocurre en la profesión. “En el curso profesional les doy proyectos y diseño. Y en el máster hacemos un proyecto profesional que se empieza el primer día y se entrega el último para que vivan un proyecto de la manera más real posible, que vean que continuamente se va evolucionando. Además intento enseñarles ejemplos prácticos que yo he hecho”.

Nos habla de los puntos fuertes del proyecto formativo de la Escuela Madrileña de Decoración: “A mí me parece que el punto diferente que tiene esta escuela es que, aprendes por ejemplo cómo hacer un presupuesto, cómo es el momento de enfrentarte con el cliente, con los proveedores… hay una parte de gestión súper importante”. Por su parte, Virginia destaca que la escuela “es capaz de formar a personas en un periodo muy corto de tiempo. Eso se consigue con una programación muy bien hecha, con un profesorado muy cualificado y con unos alumnos con muchísimas ganas de aprender, eso es fundamental”.

Sergio lo tiene claro: “Gracias al curso y al Máster ahora puedo hacer un proyecto vivo. Si yo hago un proyecto de delineación de un edificio tengo planos, distribuciones, escaleras… Pero con mis conocimientos he añadido que un cliente ve ese proyecto y lo ve vivo, se lo está imaginando”. Ahora Sergio trabaja en la remodelación de un bar de copas de la Avenida de Brasil, en Madrid. Antes de iniciar las obras contó con el servicio de consultoría de la escuela, donde sus profesoras revisaron sus ideas y le asesoraron.

Explora más fotos de la Escuela Madrileña de Decoración en nuestro canal de Flickr (libres de derechos)

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en Cursos, Máster y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario